Sonrisa Orbit

Los chicles Orbit siempre han sido los mas famosos en cualquier gasolinera o supermercado que vayamos, y no es para menos, no siempre tenemos la suerte de contar con un cepillo de dientes a mano para limpiar nuestros dientes y encías para evitar que las bacterias se peguen un festín con el marfil de tus huesos mas queridos.

Los tenemos de muchísima variedad y sabores, aunque los mas usados y famosos son los de menta, hierbabuena y fresa, siendo el último mi preferido.

Normalmente estos chicles de calidad duran muchísimo en nuestra boca, su sabor está bien esparcido por todo el chicle y nos dará al menos veinte minutos de intenso sabor y frescor en nuestra boca de principio a fin.

Orbit usa una goma inocua y su composición está hecha siempre con elementos naturales así que no debemos preocuparnos por abusar de estos deliciosos chicles, aunque lo recomendable es comer uno después de cada comida que es cuando mas efecto hacen.

Su forma de limpiar la boca es muy simple, al masticar el chicle se mete entre los dientes dejando los huecos limpios de placa bacteriana y las muelas también las dejará pulidas y perfectamente limpias como si hubiésemos usado un cepillo de dientes.

El aroma que nos deja el chicle es muy superior al de la pasta de dientes, así que si ese día tenemos una cita nos vendrá muy bien llevar un chicle Orbit para dar un beso lleno de frescor que nos dejará nuestro apestoso aliento a un lado. Sin duda esa cita será un acierto gracias a Orbit, debido a que nuestro cepillo no hará el suficiente efecto como para aguantar toda la cita, Orbit es la opción mas segura para mantener nuestro aliento fresco y limpio de cualquier suciedad.

En cualquier lugar podemos comprar Orbit, pero para asegurarnos la compra podemos ir a un kiosko, estos siempre cuentan con esta marca sin fallar y los tendremos de varias formas y sabores.